Inconvenientes de vaciar redes de circuito cerrado 

Una instalación de calefacción comunitaria, preferiblemente debería mantenerse llena siempre, tanto en verano como lógicamente en inverno. También en cualquier tipo de circuito cerrado el vaciado del mismo repercute sériamente en la instalación debido a los cambios de presión y entrada de aire que aumenta su oxidación interior.

 Las instalaciones de calefacción comunitaria o circuito cerrado que se vacían, repercuten negativamente en diversos aspectos:

* Si es invierno, causan grandes molestias a los vecinos, clientes o usuarios directos y alteraciones al quedarse sin calefacción o el servicio que esa instalación proporcione.

* Enormes pérdidas de agua que van al desagüe innecesariamente, con el consiguiente gasto de la posterior reposición, pero sobretodo cuando podemos conservar ese bien sin desperdiciarlo.

Es cuando renovamos el agua del circuito, al haberlo vaciado, tirando por el desagüe gran parte de ese aceite protector de la instalación creado por su flujo contínuo, con el consiguiente perjuicio de posibles y posteriores roturas de los mecanismos, liberación de pequeños poros en tuberías y soldaduras, y al haberse quedado la instalación seca por un determinado periodo de tiempo, provocando fugas de agua en tuberías particulares o comunitarias, desajustes en caldera, así como fugas en bombas, válvulas de 3 vías u otro elementos pertenecientes a dicha instalación.

* También y muy importante al introducir agua en la red, dentro del circuito, dicha entrada de aire influye de una manera nociva dentro del sistema ayudándole a crear oxidación en el interior, lo que posteriormente generará fugas, roturas en el circuito e inundaciones que tendrán que subsanarse provocando más molestias a la comunidad.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© CONGELATUBE ESPAÑA